LA POLARIDAD2017-11-09T12:16:09+00:00

Dr. Randolph Stone

La salud no compete únicamente al cuerpo: es la expresión natural del cuerpo, la mente y el alma cuando están en el mismo ritmo con la Única Vida. La verdadera salud es la armonía en nuestro interior, que consiste en paz mental, felicidad y bienestar.

Randolph Stone

¿QUÉ ES LA TERAPIA DE POLARIDAD?

La Terapia de Polaridad combina tradiciones curativas de oriente, como ayurveda y medicina tradicional china y de occidente como osteopatía, neuropatía y quiropraxia.

Basada en los principios universales de la energía de atracción, repulsión y neutralidad, cuya interrelación conforma los aspectos de nuestra vida, se trata de un sistema terapéutico holístico enfocado en la en la construcción de la salud en el cual la persona participa de manera activa.

La Terapia de Polaridad tiene como objetivo restablecer el libre flujo de la energía vital interna facilitando así el equilibrio de nuestro sistema energético. Cuando la energía pierde su equilibrio o se bloquea provoca un estado de enfermedad.

De esta forma la Terapia de Polaridad permite:

  • Conectar con uno mismo y con los que le rodean
  • Una toma de consciencia del proceso vital
  • Potenciar la capacidad auto curativa que todos tenemos
  • Llevar una vida en armonía con la naturaleza
  • Un proceso de recuperación de la salud y así una mejor calidad de vida

Las herramientas utilizadas por la Terapia de Polaridad son:

A partir de un diagnóstico establecido según los principios de la Terapia de Polaridad, el terapeuta lleva a cabo una serie de toques realizados con las manos de forma determinada según el caso y en zonas específicas de la persona. Generalmente este proceso se realiza en camilla, pero a veces, según es estado de la persona, se lleva a con la persona sentada en una silla. De esta forma el terapeuta facilita la libre circulación de la energía a través de la “anatomía inalámbrica”, tal como el Dr. Stone la denominó, y la toma de conciencia por parte de la persona del propio sistema energético. El terapeuta acompaña el proceso.

Partiendo de la necesidad de que la persona se responsabilice de su proceso hacia la salud, el Yoga de Polaridad constituye una de las herramientas de “auto-ayuda” que la persona puede llevar a cabo por sí misma siguiendo las pautas proporcionadas por re terapeuta.
Se trata de posturas, movimientos y sonidos facilitadores de un equilibrio a nivel de cuerpo, mente y espíritu.
Tal como el Dr. Stone nos comenta: “ Así como los planetas están localizados por la rotación en sus órbitas, de igual forma el hombre puede adoptar posturas corporales que organicen la polaridad de los campos de energía (uno inmediatamente por encima del otro) y los pongan en acción bajo una ligera tensión (o estiramiento) que los obligue a trabajar de dos maneras: primero por la polaridad electromagnética; y segundo, por el esfuerzo físico y la función de la gravedad, en combinación con la adecuada actitud mental. Por lo tanto, el cuerpo, la mente y las energías sutiles intervienen simultáneamente”.

Dentro del proceso terapéutico, teniendo presente el hecho de que la salud es la expresión natural del cuerpo, la mente y el alma, la comunicación verbal constituye una herramienta para la resolución de conflictos, situaciones traumáticas y patrones mentales.
Cuanto mayor sea la toma de conciencia de la persona de su sistema energético en todos los niveles, mejor podrá gestionar las diversas situaciones que el día a día le irá presentando. Un ejemplo puede ser la gestión del estrés tan extendido en nuestros días.

Ciertos hábitos de alimentación de nuestra era, así como el abuso de productos no saludables en la industria alimenticia, no hacen más que embrutecer la energía y entorpecer su libre circulación por el sistema energético de la persona. Por tanto, es necesario adquirir hábitos de alimentación no tóxicos cuya acción sea precisamente la contraria, esto es facilitar el libre flujo de la energía.
Estableciendo una relación entre los alimentos y los elementos de la naturaleza éter, aire, fuego, agua y tierra, el Dr. Stone nos propone una dieta depurativa y una serie de pautas de alimentación orientadas al proceso terapéutico de cada persona para el restablecimiento de la energía vital y su flujo equilibrado. El mismo Dr. Stone escribe”…No debemos vivir para comer, obedeciendo ciegamente a nuestro sentido del gusto, independientemente de las consecuencias para nosotros y para los demás, sino que debemos esforzarnos en comer para vivir…”